domingo, 14 de septiembre de 2008

Ali.


"Baila como una mariposa, pica como una abeja... Pelea chico, pelea" Bundini es el motivador de Ali, el hombre que susurra a sus puños, que los llena de fuerza, que levanta su guardia y añade el peso que noquea a sus rivales.

Ali es el alma, es el hombre que necesita que le quieran, que le protejan, mujer tras mujer, el islam que persigue al campeón Cassius Clay pero huye del prisionero Muhammad Ali, su entrenador, su familia. Sentirse arropado era una necesidad, un anhelo más fuerte que cualquier puñetazo.

Ali es el hombre negro que trata de igual a igual al blanco, que habla de tú a tú con los lideres de su pueblo, con Malcom X y Martin Luther King, les habla de igual a igual y les ofrece su respeto porque los reconoce como campeones de títulos más altos. Es el rebelde que se enfrenta a la guerra y pierde todo lo que tiene, menos sus principios. El hombre humilde que acepta ayuda cuando la necesita y no pierde un ápice de su dignidad.

Ali es la fanfarronería, incluso la arrogancia, falacias que solo esconden su mayor poder, su confianza en si mismo, la creencia absoluta en sus posibilidades, en su fuerza, en su preparación, en su carácter. Manipula y llena los oídos de sus rivales, que dudan por exceso, que creen que sus puños no respaldan tanta palabreria y se confían ante sus desplantes.

Ali es el campeón, el genio del cuadrilátero, el estratega de los puños, el hombre que volvió a coger lo que siempre fue suyo, de las manos de un hombre más fuerte, más joven, con dinamita en los puños y fiereza en la mirada. En el ring solo esta Ali, lo llena de palabras y de golpes, y te vence cuando crees que lo estas derrotando, cuando crees que puedes detener su boca y callar sus puños.


Ali.


Dirección: Michael Mann.
País:
USA.
Año: 2001.
Duración: 158 min.
Interpretación: Will Smith (Cassius Clay / Muhammad Ali), Jamie Foxx (Drew 'Bundini' Brown), Jon Voight (Howard Cosell), Mario Van Peebles (Malcolm X), Ron Silver (Angelo Dundee), Jeffrey Wright (Howard Bingham), Mykelti Williamson (Don King), Jada Pinkett Smith (Sonji), Nona M. Gaye (Belinda), Michael Michele (Veronica), Ted Levine (Joe Smiley).
Guión: Stephen J. Rivele & Christopher Wilkinson y Eric Roth & Michael Mann.
Producción: Michael Mann, Paul Ardaji, A. Kitman Ho, James Lassiter y Jon Peters.
Música: Pieter Bourke y Lisa Gerrard.
Fotografía:
Emmanuel Lubezki.
Montaje: William Goldenberg, Lynzee Klingman y Stephen E. Rivkin.
Diseño de producción: John Myhre.
Dirección artística: Tomas Voth, Jonathan Lee, Bill Rea y Audrey Soodoo-Raphael.
Vestuario: Marlene Stewart.
Decorados: Jim Erickson y James V. Kent.

2 comentarios:

flux dijo...

Tampoco he visto esta película.
Sin entrar en polémica y cayendo en el tópico, me pregunto si el boxeo se puede considerar realmente un deporte. Me pregunto si no es una práctica que adorna el instinto agresivo que los humanos tenemos como animales que somos.

Digivalen dijo...

Yo lo considero deporte, porque pelean dos hombres en igualdad de condiciones, con las mismas armas, no como por ejemplo en Formula 1 o demás deportes de motor, donde el dinero y el equipamiento son tan importantes.

Sin embargo, si tiene un componente importante de agresividad, e incluso violencia. Aunque la película es más sobre la vida de Ali, pasando muy por encima de sus combates y centrandose más en su historia.