martes, 26 de mayo de 2009

One last thing




Pensaba ver una comedia adolescente, lo juro. Una historieta de chavales precoces, guarretes y salidos, bueno... si, a veces hay que desconectar el cerebro y reírte con las burradas americanas (también podía a ver elegido "Fuga de Cerebros", pero no quiero ser el único español que descarga cine español), el caso es que un chaval y una modelo en el póster era lo que prometía.

Y entonces comenzó, y lo primero que queda claro es que Dylan, el chaval de 16 años protagonista, tiene un tumor cerebral, y se muere, no una mentira de broma, no un truco. Dylan se muere. Curioso inicio para una comedia. La fundación Ultimo Deseo, le ha concedido su sueño de ir a pescar con su jugador de fútbol preferido. Pero en el ultimo momento confiesa su verdadero sueño, el sueño de un chaval, cenar con su supermodelo preferida.

Pero la chica de sus sueños es una alcohólica, egoísta y endiosada que solo se interesara por él para limpiar un poco su maltrecha imagen. Desperdiciado su ultimo de deseo, su madre le entrega un vídeo que grabo su padre antes de su muerte. En el le dice algo muy simple "el día que conozcas a la chica de tus sueños no la dejes escapar".

No es una película de adolescentes, aunque intente aparentarlo en algunos momentos, porque el chaval habla francamente y podemos disfrutar de algunos magníficos diálogos sobre la vida y la muerte, sobre los sueños y lo que hacemos por alcanzarlos. Sobre lo que tenemos y lo que podemos perder en un segundo. Parafraseando a Robert Kirkman, cuando la muerte te rodea es cuando empiezas a vivir y la muerte de Dylan, la inminente muerte hará reaccionar a todas las personas que conozca, haciéndoles darse cuenta de lo que realmente importa.



La modelo acabada, la madre viuda, el jugador de fútbol abandonado, todos ellos, paralizados por una vida que les supera comenzaran a avanzar, dando pasos, persiguiendo a Dylan, al imparable Dylan.